1654126_10204542076853599_7111481639187463803_n.jpg

Neve, Felipe de. Bailén (Jaén), 1724 – Peña Blanca (México), 21.VIII.1784. Gobernador de las Californias y comandante inspector de las Provincias Internas del norte de Nueva España.

 

 

 

FElipe de Neve - 1.jpg

De familia noble, Felipe Neve ingresó en el Ejército en marzo de 1744 con el rango de cadete en el Regimiento de Infantería de Cantabria. Entre 1746 y 1749 sirvió en la Real Guardia de Corps. En octubre de 1756 ascendió a ayudante mayor. Participó en la invasión de Portugal en 1762 como oficial en el Regimiento de Caballería de Milán. El 13 de septiembre de 1764 fue comisionado para pasar al virreinato de Nueva España con el rango de sargento mayor, gracias a su brillante hoja se servicios. Allí sirvió en el Regimiento provincial de Caballería de Querétaro, primero bajo el mando del marqués de Ruiz y después como responsable máximo a ser destinado el marqués a otro servicio. Intentó el alistamiento de naturales de las jurisdicciones de Querétaro y Celaya para las milicias locales, debido al grave deterioro de la situación militar. En 1767 fue comisionado para la expulsión y administración de los bienes de los jesuitas de Zacatecas, manteniéndose en esta comisión hasta octubre de 1770. Sus éxitos anteriores y su solvencia en la administración de los bienes de jesuitas le valieron el ascenso a teniente coronel en 1774.

El virrey Antonio Bucareli le nombró gobernador de las Californias por mandato de 28 de octubre de 1774 sustituyendo en el cargo a Felipe Barry. Desde México se dirigió en 1775 al presidio de Loreto para tomar posesión formal del cargo en las mismas Californias, adonde llegó el 4 de marzo. En las instrucciones que recibió del mismo Bucareli se le fijaba como objetivo principal el mantenimiento de los asentamientos de su gobernación. Para ello se le encomendó prestar cuidado a las milicias como el mejor medio de controlar un territorio aún por explorar, especialmente en la Alta California. Mantuvo la capitalidad de la gobernación en Loreto hasta 1777, cuando la trasladó a Monterrey hasta el final de su mandato. En el período de 1775 a 1777, Neve se dedicó fundamentalmente a repoblar el presidio de Loreto y a fundar nuevas misiones en la Baja California, como San Vicente Ferrer o Santo Tomás. En esta expansión misional contó con el apoyo de los dominicos. Militarmente se ocupó de la defensa de estas misiones consiguiendo un notable éxito.

El ministro José de Gálvez promulgó un decreto para el traslado de la capital desde Loreto a Monterrey, en la Alta California, el 16 de agosto de 1775, aunque no fue hasta 1777 cuando Neve, tras instrucción del virrey, abandonó su anterior lugar de residencia. El nombramiento casi simultáneo de Teodoro de Croix como primer comandante de las Provincias Internas del norte de Nueva España hizo que Neve mantuviera correspondencia directa con él, como su superior inmediato. Fomentó notablemente la agricultura en el norte de California al tiempo que fundaba un nuevo presidio, denominado Santa Bárbara. Fundó el poblado, luego ciudad, de San José el 29 de noviembre de 1778, año en el que ganó también el grado de coronel. En 1779 tuvo que hacer frente a una insurrección india cerca de la misión de San Diego.

Neve elaboró el nuevo Real Reglamento de Presidios fechado en Monterrey el 1 de junio de 1779. En 1781, el virrey ordenó su impresión y entrada en vigor. Este reglamento fijaba el importe de los situados de los presidios de San Francisco, Loreto, San Diego y Monterrey, detallaba la administración interna de los presidios y las facultades militares de sus componentes. Durante su mandato se realizaron tres importantes expediciones marítimas por las costas de las Californias.

En 1782 dejó el cargo de gobernador de las Californias para ocupar el de comandante inspector de las Provincias Internas, y un año después el de comandante general de las mismas provincias en sustitución de Croix. A finales de 1783 fue ascendido a brigadier. Como responsable máximo de las Provincias Internas se ocupó especialmente de su apoyo financiero. Pretendió establecer comunicación entre los territorios de Sonora y Sinaloa y los establecimientos de la Alta California, pero murió en el cargo en agosto de 1784.

Aunque casado, nunca llegó a tener hijos.

Fuentes y bibl.: Archivo General de Indias, Cuba, 186A, 70A; Estado, 20, n. 42; Archivo General de Simancas, Guerra, 7045, 4 y 7045, 5.

H. I. Priestley, José de Gálvez, Visitor-General of New Spain, 1765-1771, Berkeley (Estados Unidos), Universidad de California, 1916; L. Navarro García, Don José de Gálvez y la Comandancia General de las Provincias Internas del Norte de Nueva España, Sevilla, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1964; E. A. Beilharz, Felipe de Neve First Governor of California, San Francisco, California Historical Society, 1971; D. N. Nuttall, “The gobernantes of Spanish Upper California: A profile”, en California Historical Quaterly, 51 (1972), págs. 257-280; D. J. Weber, The Spanish Frontier in North America, New Haven (EE. UU.), University of de Yale, 1992; S. L. Hilton, La alta California española, Madrid, Mapfre, 1992; M.ª L. Rodríguez Sala, Los gobernadores de las Californias, 1767-1804, México, Universidad Nacional Autónoma, 2003.

José Manuel Serrano Álvarez

Felipe-de-Neve-placa.jpg

91levEmZCuL.jpg